12 sept. 2011

A QUE NO LLUEVE? SCOOTER CLUB CANTABRIA……….

Y efectivamente no llovió. Debido a los problemas de unificación del calendario scooterista (odio eterno al scooter moderno) este pasado fin de semana coincidian dos eventos (León y Astillero) en los que nos hubiese gustado estar (saludos Manolo), finalmente nos decantamos por Santander por conocer a gente nueva y rallies no visitados.

Arrancamos con las motos en la furgo el sabado a las 8 de la mañana Pelayo, Juan, Marco y El Sevi (Malditos Roedores Sección Norte), viaje sin mayor incidencias. Llegada a Astillero, cosas al hostal, inscripción, cervecita de rigor y a rutear.

Más de 85 motos inscritas y ambiente muy animado (gente de Madrid, Bilbao, portugueses, asturianos…). En ruta nos llevaron por unas carreteras espectaculares; problemas de carburación en la moto de Marco, bocata con cerveza como señores a mitad de camino y vuelta para Astillero.

Comida en un asador, donde había dudas de si el lechazo venia con el libro de mantenimiento al día, porque ese bicho cuando lo mataron era mas grande que el toro Ratón.

Regalos, en los que como siempre nos llevamos de todo un poco a pesar del despiste con los números ( “ quien será el idiota del 140?, segundos después, joder si soy yo”; DISIDENTE!!). El Sevi que se lleva, como es tradición, el premio a la mejor moto custom y más cerveza viendo la gymkana.

Poco a poco los clandestinos nos vamos viniendo arriba entre viaje y viaje a la barra, barril cortesia de los organizadores, confraternización con la gente de Madrid que son igual, o incluso peor que nosotros.

Dada la demanda de los alli presentes la organización decidió pinchar un segundo barril por lo que, por no hacer un feo a la organización y con mucho sacrificio, los Clandestinos nos quedamos al pie del cañón. La larga tarde empezó a hacer mella en los presentes y los hubo que se fueron a dormir, eso sí, con posterior aparición estelar a altas horas de la madrugada, como ya es tradición en cualquier rally que se precie.

Cena frugal y a la fiesta, donde hicimos lo que siempre solemos hacer, es decir marchar del local cuando ya no había musica, confraternizar, lanzar improperios a los DJ, y demás clásicos habituales. A altas horas de la madrugada, y cuando la fiesta parecía decaer, uno de los nuestros aparece de la nada del hotel (si quereis saber su nombre habia que estar allí), recien duchado y con ganas de murga, nada oiga como si fueran las nueve de la noche, lo que provoca el descojone general y la continuación de la fiesta con la gente que organizaba el rally ( un saludo a Berto y a Luci). Domingo resacoso, parada en Llanes a coger lo que queda de la moto de Caito y pa casina.

Esto es lo que dio de si un rally donde lo pasamos genial (vaya novedad), y otro sitio de visita obligada. Saludos a la gente de Madrid, Santander, Bilbao y demás con los que, como siempre nos lo pasamos genial.

El Clandestino Scooter Club sigue dando guerra, y como siempre pasa en estos casos pensando en la proxima salida (posiblemente Ribadesella).

Fdo. Marco

11 comentarios:

  1. Bien, pabellón altísimo por lo que leo.

    ResponderEliminar
  2. Grande CSC, habrá que quedar el jueves pa comentar detallucos!!!!

    ResponderEliminar
  3. No hay detallucos, lo que pasa en el campo, se queda en el campo.

    ResponderEliminar
  4. Vaya tres patas pa un banco...jeje
    $&X

    ResponderEliminar
  5. tendré que invitar al Roedor a unas cruscampo pa que cante.....

    ResponderEliminar
  6. Sí, sí... tú dale de beber, ya verás cómo te pregunta por una cordillera soviética...

    ResponderEliminar
  7. ESTABAIS EN BUENA COMPAÑIA...bERTO Y lUCI)..SI NO OS MATO A OSTIAS!!!
    manolo volkscooter

    ResponderEliminar
  8. "Qué eres sevillano? Yo soy de Huelva"
    Amanece Que No Es Poco también se rodó en Astillero.
    Grande cántabros.
    Pa repetir!

    ResponderEliminar