29 jun. 2011

Esta vez Oviedo no olía a azahar, estaba de nones...

Así es, el viernes pasado y tras una noche de no celebración del cumpleaños de nuestro miembro 004, nos disponíamos, como es habitual en el Clandestino Scooter Club, rutear, comer y beber.



Pero la sorpresa la encontramos al llegar a nuestra sede, la Carta de Ajuste; tras pasar mala noche por no haber celebrado ni recibido los regalos esperados por su 40 cumpleaños, nuestro miembro 004 decidió encaminarse hacia la busqueda de nuevos amigos.




Ante tal osadía, el resto de miembros buscamos rápidamente sustituto; no hizo falta buscar mucho para dar con alguno que diera la talla para suplir al "ido".




Un chaval chistoso, de buen comer, buen beber y cómodo en cualquier fiesta.


Cómo era normal, el "ido" (a pesar de que no llovía), no encontró amigos para rodar, así que decidió seguirnos en nuestra ruta, para comer con su club, en La Morena. Allí apesadumbraado por su desacertada decisión, comió calladín y agazapado, y pensando aún en la noche anterior. Los asistentes a la ruta en ese momento eran LuisMa, Caito, Juan, Monchu, Nacho, Richi, Frank y el suplente Majara.


A partir de ahí, dispersión. Había muchas cosas que hacer para la sorpresa organizada esa misma noche.


Frank para casa, triste del resultado de la noche anterior (que ni invitando) y de no haber encontrado nuevos amigos de ruta. Caito a trabajar para poder degustar los manjares de la cena organizada. Monchín a retozar. Riki a pegar patadas a una pelota. LuisMa a hacer todo lo que no podía hacer de sábado y para ejercer de gancho ante la negativa de Tristón de quedarse; Y como no, Juan, Caloto, Pelayín y por supuesto el suplente (totalmente integrado en el grupo) se fueron a beber frescas Mahous a la terraza del Nora.


Ya semi-saciados, decidimos ir al Llagar Casa Gervasio, donde con la inestimable complicidad de Basilio, decidimos organizar la cena-fiesta sorpresa del 40 Cumpleaños denuestro miembro 004, Frank.




Allí esperamos y esperamos y esperamos a que el neñón del cumpleaños por fin decidiera ir a tomar unas sidras, ante la desesperación de su mujer y de LuisMa (no se puede querer tener una fiesta sorpresa y no querer moverse del sitio...).


Pero no iba a ser la única celebración del día!!! Había también entrega de faba de oro!!!! Vicentín se deshizo rápidamente de ella, recogiendo el testigo Caloto.



A partir de ahí, buenos manjares, excelente sidra, buena compañía, entrega de regalos y fiesta para celebrar como se merece, el 40 cumpleaños, de NUESTRO miembro 004, Frank.

3 comentarios:

  1. A pesar de que no pude alargar la cosa por otras cuestiones, como molan los 40 cumpleaños de la peña...!!!!

    ResponderEliminar
  2. Una gran tarde-noche. Solo espero no tener que darle mi merecido premio a nadie en mucho tiempo......

    ResponderEliminar
  3. Buff!! Cómo me moló!... GRANDE la Peña del CSC!

    ResponderEliminar